Niños que no pueden dormir: Trastornos del sueño en la niñez

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Los trastornos del sueño en niños cada vez son más frecuentes

El insomnio no es sólo cosa de adultos, se estima que el 25% de las visitas al pediatra son por problemas relacionados con el sueño. Los padres deben ser conscientes del problema y hacer lo posible por solventarlo cuanto antes, pues las horas de descanso son esenciales en plena etapa de crecimiento.

Motivos

A parte de haber una serie de causas biológicas que pueden dar explicación a la aparición de este tipo de problemas, hay una serie de factores externos a tener en cuenta que influyen de manera notable en el sueño de los más pequeños. Ansiedad provocada por la separación, malos hábitos, mala alimentación, estrés y algunos medicamentos son causas suficientes para alterar el descanso nocturno.

Tipos

Hay infinidad de trastornos del sueño y abarcar cada uno de ellos aquí sería demasiado extenso, pero vamos a diferenciar entre dos tipos:

-Disomnias. Se refieren a la calidad, horas de sueño y horario. Pertenecen a este grupo el insomino, hipersomnia, narcolepsia, trastornos del sueño relacionados con la respiración y trastornos del clico circadiano.

-Se refieren a acontecimientos o conductas relacionadas con el sueño o con la transición entre sueño-vigilia. Son parasomnias: las pesadillas, terrores nocturnos, sonambulismo, bruxismo,…

¿Cómo identificarlos?

Es muy importante detectar los trastornos de un niño a tiempo para evitar futuros problemas de conducta. Los síntomas son muy variados: cambios de humor, déficit de atención, bajo rendimiento escolar, hiperactividad, irritabilidad, confusión al despertar, dolores de cabeza, aumento de la frecuencia de micción por las noches, y angustia a la hora de acostarse.

Hábitos que deben incluir los padres

-La habitación debe ser agradable, con colores claros y una cama confortable. La luminosidad también es muy importante y evita tener aparatos eléctricos como televisores o videoconsolas en su cuarto.

-Se recomienda beber un vaso de leche antes de acostarse y por supuesto, nada de bebidas excitantes.

-Seguir un horario de sueño a rajatabla.

-Hacer diversas actividades durante el día para que el niño esté más cansado cuando llegue la noche.

-Evitar que la hora de irse a dormir se tome como un castigo.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + once =