¿Tu perro se marea en el coche?

Consejos para evitar los mareos de tu perro en el coche

 

Igual que nosotros, los perros también pueden marearse cuando van en coche. Los cachorros son más susceptibles de padecer mareos, ya que su sistema auditivo aun no está madurado del todo, y esto les hace más sensibles a padecer náuseas. Si tu perro se marea cada vez que intentas viajar con él, puedes aplicar algunos trucos que le ayuden a sentirse mucho mejor. ¡Y también te ayudarán a ti a viajar más tranquilo!

¿Sabes si tu perro está mareado?

Es fundamental que aprendas a detectar cuándo tu perro se marea, para poder ayudarle a sobrellevar mejor las molestias. Ten en cuenta siempre que estos animales son expertos en disimular su dolor, por lo que necesitas estar muy atento a sus reacciones.

Además de posibles vómitos, algunos de los síntomas más habituales en un perro mareado incluyen apatía, ansiedad y estrés, bostezos repetidos, exceso de jadeos y de babeo.

Acostumbrar al perro a ir en coche

Un consejo básico para evitar que un perro se maree al viajar es familiarizarlo de manera progresiva con el coche antes de salir en ruta. Además, debemos ayudarlo a que se sienta lo más cómodo posible, y una excelente manera de conseguirlo es poner dentro de su trasportín algunos de sus objetos favoritos. ¿Sabes cuál es la forma correcta de llevar a tu perro en coche?

Empezar a hacer trayectos cortos que ayuden al perro a sentirse seguro también facilitará las cosas cuando debamos viajar durante un largo recorrido.

¿Qué hacer si el perro se marea?

Hacer paradas regulares cada cierto tiempo y sacar a pasear al perro con correa ayudará a evitar problemas de mareos. También podemos usar otros trucos como ubicar el trasportín  de manera que el animal mire hacia adelante. Asimismo, evitar que nuestra mascota coma unas 3 horas antes de empezar a viajar nos resultará muy efectivo.

Existen medicamentos anti mareo para perros, pero no es recomendable usarlos a menos que sean indispensables ya que en algunos animales pueden crear dependencia. Si quieres recurrir a este tipo de fármacos, lo primero que debes hacer es consultarlo con tu veterinario y comprobar si tiene efectos secundarios.