¿Qué es un PIAS y qué ventajas fiscales tiene?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.8 basado en 25 valoraciones

Definición y fiscalidad de los PIAS

Seguramente que ya estás al tanto de la dificultad que presentan las arcas públicas para proporcionarte el nivel de ingresos que necesitas en la jubilación. Si es así y has tomado la decisión de empezar a ahorrar para el día de mañana, te interesará saber que existen opciones distintas a los planes de pensiones que incluso pueden adaptarse aún mejor a la evolución de tu poder adquisitivo.

Pero realmente, ¿qué es un PIAS? Hablamos de los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS), una alternativa que ofrecen las aseguradoras para ayudarte a ahorrar durante la vida laboral a través de la aportación sistemática de primas y, al mismo tiempo, obtener una rentabilidad tras su vencimiento en un plazo establecido. Estos beneficios pueden acentuarse gracias a las ventajas que te puede suponer su tratamiento fiscal en el momento del rescate.

En este post, vamos a explicar en profundidad que es un PIAS, a quién beneficia y cuáles son sus ventajas fiscales.

Principales características de los PIAS

En primer lugar, te presentamos las cualidades de los PIAS. Enseguida te darás cuenta que son diferentes a los planes de pensiones. En realidad están incluidos en la categoría de seguro de vida ahorro y, efectivamente, son instrumentos de ahorro y previsión que te permiten obtener un capital determinado para conservar la calidad de vida que disfrutas ahora, una vez que termine tu trayectoria profesional. ¿En qué se distinguen los PIAS? Estos son sus puntos diferenciadores:

  • Son individuales, por lo tanto la misma persona es la tomadora del seguro, el asegurado y el beneficiario.
  • Las primas a este producto pueden alcanzar hasta los 8.000 euros anuales, con un máximo de 240.000 euros durante toda la vida del seguro.
  • En caso de fallecimiento, los beneficiarios percibirán el saldo de la póliza junto a un capital adicional.
  • Es un producto muy flexible, que permite escoger el fraccionamiento de la prima, modificar su importe, efectuar aportaciones extraordinarias o incluso suspender o reanudar el pago de primas.
  • Es un producto líquido, por lo que, una vez cumplido el primer año, se puede rescatar en el momento más conveniente, sin necesidad de esperar a la jubilación.
  • Ofrecen la posibilidad de realizar traspasos entre diferentes modalidades de PIAS, sin coste alguno o pérdida de beneficios fiscales.

¿Qué solución aporta a largo plazo?

Es posible que te estés cuestionando si esta solución es para ti. Si quieres salir de dudas sobre los PIAS, las opiniones de personas que empezaron a ahorrar desde una edad temprana te ayudarán bastante. ¿Por qué? A continuación te lo explicamos:

Una alternativa de ahorro para los jóvenes

Está extendido el concepto de que el ahorro para la jubilación comienza en los años previos a su inicio, sin embargo los PIAS se adaptan muy bien a personas jóvenes de tal forma que puedes empezar a ahorrar incluso si tienes tan solo 18 años.

¿Tienes menos de 50 años? En ese caso, un PIAS es ideal para ti porque seguramente tu nivel de ingresos te permita ahorrar poco a poco y es precisamente la idea del PIAS: muchas pequeñas aportaciones para que a la larga tengas un ahorro considerable para vivir mejor en la jubilación.

Gracias al PIAS, puedes acumular capital desde ahora y obtener rentabilidad de tus ahorros incluso desde que empiezas a trabajar. Cuanto antes empieces a ahorrar, más beneficio te aporta esta modalidad sin que tengas que hacer grandes esfuerzos económicos, ya que te supondrá el aporte de un porcentaje muy bajo de tu nómina.

Por ejemplo, si cobras 1200 €/mes y guardas 50 € en cada mensualidad para tu jubilación, solo destinas al ahorro poco más del 4% de lo que cobras. Imagina que empiezas con el PIAS a los 40 años y te jubilas a los 67 años: el PIAS te supondría un ahorro mínimo de 16200 €, a lo que habría que sumar la rentabilidad obtenida a lo largo del tiempo.

¿Cuáles son los PIAS más rentables para ti?

La rentabilidad de los PIAS es una de las ventajas que los hacen más interesantes, ya que te ofrecen la posibilidad de beneficiarte a partir de unos ingresos iniciales, de los que habitualmente es complicado obtener rendimientos con otras modalidades de ahorro o inversión.

Además, con este seguro de ahorro puedes optar a diferentes modalidades para garantizar que haces la mejor elección entre los PIAS más rentables:

Universal PIAS garantizado creciente

Si te decantas por un PIAS que garantice el crecimiento, no tendrás que asumir ningún riesgo en la inversión y obtendrás una rentabilidad siempre en aumento.

Universal PIAS inversión

En cambio, si te sientes atraído por una modalidad de inversión, igualmente puedes ver cómo tu dinero crece cada día y, adicionalmente, contarás con una rentabilidad extra que se te irá abonando con el paso de los años. ¿Cómo es posible? El motivo es que tu ahorro en este caso evoluciona invertido en un fondo global y es gestionado por profesionales que buscan obtener la máxima rentabilidad con el mejor riesgo posible.

¿Cuáles son las ventajas relacionadas con la fiscalidad de los PIAS?

Si hasta ahora los PIAS te parecen un instrumento de ahorro excelente, los encontrarás aún más atractivos cuando descubras su tratamiento en cuanto al IRPF.

Remontándonos a sus orígenes, los PIAS nacieron en 2007, tras la entrada en vigor de la Ley 35/2006, lo que propició una serie de ventajas asociadas a la fiscalidad de los PIAS.

Ventajas fiscales de los PIAS en el rescate

Estas ventajas están asociadas al momento del rescate, que se puede realizar mediante la retirada del ahorro acumulado en forma de capital o de pensión vitalicia. Únicamente en el caso de percibir el valor acumulado en forma de pensión vitalicia se aplicarán las ventajas fiscales de los PIAS, que son las siguientes:

  • Solo tendrás que tributar una cuantía de la pensión que variará en función de la edad que tengas en el momento de empezar a cobrarla. Cuanto más tarde percibas la renta, menos porcentaje de IRPF tendrás que tributar:
    • Menos de 40 años: 40%.
    • Entre 40 y 49 años: 35%.
    • Entre 50 y 59 años: 28%.
    • Entre 60 y 65 años: 24%.
    • Entre 66 y 69 años: 20%.
    • Más de 70 años: 8%.
  • Presentan una fiscalidad diferente al de otros planes. Las cuotas no son deducibles en el IRPF, pero cumpliendo las condiciones de los PIAS, antes descritas, todo el rendimiento generado durante toda la duración de la póliza está exento del pago de impuestos.

Condiciones para beneficiarte del tratamiento fiscal de los PIAS

Tal como hemos mencionado, el valor acumulado debe recibirse en forma de renta vitalicia y la poliza debe tener una antigüedad mínima de 5 años para beneficiarse de las ventajas fiscales de un PIAS; si se realiza un rescate total, hay que tributar como rendimientos de capital mobiliario.

Por ejemplo, si recuperases 200.000 € de una vez en el futuro de un PIAS que contrates este presente año 2019, tendrías que abonar a Hacienda el 19%, lo que te supondría 38.000 € menos que si los cobras en forma de renta. El mismo porcentaje se te aplicaría si realizaras el rescate antes de que transcurrieran 5 años desde que contrataste el plan de ahorro.

Conclusiones

En definitiva, las aseguradoras ofrecen un amplio abanico de posibilidades de ahorro más allá de los clásicos planes de pensiones. Si tienes una edad comprendida entre 18 y 50 años puedes sacarle mucho partido a un seguro de ahorro PIAS, ya que te permite ahorrar para la jubilación de una manera cómoda al realizar pequeñas aportaciones. Así, podrás disfrutar de un complemento económico esencial cuando te retires de la vida laboral.

Además, puedes obtener una rentabilidad alta de tus ahorros que se optimiza gracias a las ventajas fiscales en el momento del rescate, optando por recibir el capital acumulado en forma de renta vitalicia. Sin duda, los PIAS son una ayuda de interés para jóvenes previsores que desean afrontar lo que está por venir con mayor tranquilidad.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?