Nutrición y salud
Cuáles son las carnes rojas

Descubre cuáles son las carnes rojas: propiedades y precauciones respecto a su consumo

Índice de contenidos

Las carnes rojas desde hace algún tiempo, están en el punto de mira de médicos y nutricionistas debido a su vinculación con ciertas enfermedades. Sin embargo, está demostrado que su consumo también aporta nutrientes esenciales que son beneficiosos para la salud. Entonces, ¿debemos o no comer carnes rojas? Lo cierto es que el consumo de este tipo de alimento presenta tanto pros como contras que conviene conocer si decidimos consumirlo. Si quieres saber cuáles son las carnes rojas y cómo incluir su consumo en nuestra dieta de manera adecuada, sigue leyendo y te lo contamos.

El color de la carne y la mioglobina

Cuando nos referimos a la carne hay diferentes maneras de diferenciarlas, una de las más comunes es hacer referencia a su color. Solemos referirnos a ella como carne roja o carne blanca, pero puede que no seamos muy conscientes de a qué se debe esta diferenciación: la forma química bajo la que se encuentre la proteína mioglobina que está presente en las fibras musculares.

¿Qué es la mioglobina?

La mioglobina es una hemoproteína con un alto contenido de hierro. Su función principal es el almacenamiento de oxígeno en las células musculares. Cuando un animal tiene músculos muy activos, estos necesitan más oxígeno para contraerse y relajarse, por lo que su contenido en mioglobina es mayor. 

El color de la carne está directamente relacionado con el contenido de mioglobina presente en ella y son las carnes rojas las que mayor hierro contienen. En cambio, las carnes blancas, con menor cantidad de mioglobina y hierro, tienen un color más pálido.

Propiedades de la carne roja: pros y contras

A pesar de su mala fama, el consumo de carnes rojas presenta importantes beneficios para muchas dietas controladas debido al tipo de nutrientes que aportan al organismo. En este sentido, las carnes rojas son una de las principales fuentes de hierro para el organismo. Además, hay que tener en cuenta que el hierro de estos alimentos se absorbe de forma más eficiente que, por ejemplo, el procedente de los alimentos de origen vegetal. Por ello, la carne roja cumple un papel destacado en la dieta de personas con anemia ferropénica

Por otro lado, la carne roja también es una excelente fuente de proteínas completas, así como un alimento que ofrece vitaminas y minerales esenciales para la salud como las vitaminas del grupo B (B12, B1 , B2 y B5), vitamina D y E, y minerales como el fósforo, el potasio o el zinc, entre otros. 

Sin embargo, a pesar de que la carne roja nos aporta todos estos nutrientes, su consumo elevado se ha relacionado con el desarrollo de enfermedades, cardíacas, diabetes y algunos tipos de cáncer (sobre todo el cáncer colorrectal). Por ello, es importante hacer un consumo moderado y controlado de este alimento

Ejemplos de cuáles son las carnes rojas

Las carnes rojas hacen referencia a las siguientes: 

  • Carne de res
  • Cabrito
  • Cordero
  • Cerdo
  • Venado
  • Caballo

Podemos incluir las de casi todos los mamíferos, a excepción del conejo.

Además, existen algunas excepciones que conviene conocer. Por ejemplo, en el caso de las aves, tanto el pato como el ganso son consideradas carnes rojas debido a su alto contenido de mioglobina y a la cantidad de grasa saturada que presentan este tipo de carnes. Así mismo, en el caso del cordero y el cerdo, se suele considerar carne blanca cuando se trata de lechal, ya que los niveles de concentración de mioglobina que presentan estas piezas son inferiores a los de los corderos adultos. 

¿Cuánta carne roja se puede consumir?

Como se puede ver, es importante moderar el consumo de carne roja en nuestra dieta si queremos disfrutar de sus beneficios y, al mismo tiempo, evitar los problemas asociados a un consumo demasiado elevado. 

Respecto a la cantidad concreta de carne roja que podemos consumir, lo más recomendable será acudir a nuestro médico de cabecera para que evalúe cada caso de manera particular. ¿Por qué? Porque cada persona es diferente y, en función del historial médico de cada paciente, la cantidad de carne roja que podamos consumir será distinta. 

Escribe un comentario