Nutrición y salud
dieta hiperproteica

Dieta hiperproteica: en qué consiste, riesgos y consecuencias

Índice de contenidos

Perder peso es uno de los mayores deseos para muchas personas que sienten que tienen algunos kilos de más. Sin embargo, conseguirlo no es fácil y aunque nos gustaría, no existe ningún método milagroso. Por eso es necesario tener precauciones para no poner en riesgo tu salud con dietas milagro poco fiables.

Durante los años 80 las dietas hiperproteicas fueron uno de los métodos para adelgazar más populares. Es posible encontrarlas en diferentes modalidades, aunque todas bastante parecidas, desde la dieta Scarsdale, Atkins o hasta la Dieta Dukan, siendo esta última la más conocida. Todas ellas prometen bajar de peso de forma sencilla, rápida y sin pasar hambre, pero ¿son realmente efectivas y seguras?

Descubre todo sobre la dieta hiperproteica, desde qué consiste hasta las consecuencias y riesgos que puede tener para el organismo. 

En qué consiste la dieta hiperproteica

La dieta hiperproteica, también conocida como la dieta de las proteínas, consiste en una alimentación basada en una elevada ingesta de proteínas, reduciendo además el aporte de carbohidratos y grasas al organismo.

El menú semanal aumenta el consumo de carnes magras, pescados, algunas legumbres y huevos. Prohíbe comer alimentos que contienen carbohidrato, como la pasta, el arroz o el pan. 

Esta dieta se caracteriza por tener sensación de saciedad puesto que, al sustituir los carbohidratos por las proteínas, las hormonas como la grelina son las encargadas de regular el apetito.

Riesgos de la dieta de las proteínas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que una dieta equilibrada debe contener 15% de proteínas, 55% de carbohidratos y un 30% de grasas. En cambio, la dieta de las proteínas, recomienda 43% de proteínas, 22,5% de grasas y 34,5% de carbohidratos. La diferencia es considerable y aquí está la base de los riesgos de la dieta hiperproteica.

Si sigues este tipo de dieta, tu organismo utilizará las grasas, en lugar de la glucosa que aportan los carbohidratos, como combustible, lo que incrementará la acidez de la sangre. Y hay que tener cuidado, porque esta es una de las principales causas por las que puede generar complicaciones graves para la salud, como padecer gota.

Entre los síntomas que puedes sentir si sigues este tipo de dieta y que pueden ser avisos de que algo no va bien, podemos destacar la sensación de cansancio o mareo, los problemas de sueño, dolor de cabeza, orinar con mucha frecuencia o tener sabor metálico en la boca. 

Además, los peligros de este tipo de dieta se relacionan con graves riesgos a nivel renal o cardiovascular, incluso pudiendo llegar a provocar ciertos tumores en la zona intestinal o el aparato digestivo.

En resumen

Existen muchos métodos capaces de ayudarte a bajar de peso de forma segura y evitando los graves riesgos que puede provocar a tu organismo seguir una dieta hiperproteica. Seguir una alimentación basada en tus necesidades y estilo de vida es la opción más eficaz para conseguirlo. 

Lo más recomendable antes de comenzar cualquier dieta, especialmente las que afirman unos resultados casi milagrosos, es acudir a un médico o nutricionista profesional para recibir un asesoramiento según tus necesidades, y sobre todo, eliminar esos kilos de más con un método seguro.

Escribe un comentario