Nutrición y salud
tca que es

TCA: qué es y qué tipos de trastornos alimentarios existen

Índice de contenidos

Los casos de trastornos de conducta alimentaria (TCA) se han duplicado en los últimos años a escala mundial, según las estadísticas de la revista The American Journal of Clinical Nutrition. Se estima que el 94% de los afectados son mujeres de entre 12 y 36 años, aunque cada vez existen más casos en varones y gente de mayor edad. 

Existen señales de alarma para una detección temprana de un trastorno de conducta alimentaria, siendo algunos de los más habituales la preocupación excesiva por la comida, restringir la calidad o cantidad de alimentos que se ingieren, evitar las comidas en familia, encontrar comida escondida en lugares inusuales, ir al baño tras finalizar las comidas de manera más rápida o el aislamiento social.

Te contamos todo sobre el TCA, qué es y todos los tipos de trastornos alimentarios que existen, así cómo su tratamiento. 

Qué es un TCA y qué factores lo desencadenan

Los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) son alteraciones psicológicas graves que provocan alteraciones en la conducta alimentaria. La persona afectada muestra una gran preocupación por su peso, aspecto físico o alimentación. Los factores que desencadenan estos cambios en la alimentación pueden ser de tipo individual, grupal y social. 

  • Factores psicológicos. Ciertos rasgos de personalidad, como tener un alto nivel de autoexigencia, la necesidad de controlar todo o ser muy exigente con uno mismo, suelen estar muy relacionados con la aparición de un TCA. La baja autoestima también incrementa la probabilidad de desarrollar un trastorno alimentario, ya que está muy relacionada con la imagen corporal.
  • Factores biológicos. Ser mujer implica un mayor riesgo de padecer un TCA, puesto que de cada 10 casos, 9 son mujeres y uno es hombre.
  • Factores socioculturales. Los ideales de belleza de cuerpos excesivamente delgados, la influencia de la moda y medios de comunicación o el impacto de las redes sociales en los jóvenes son algunos de los factores más relevantes que contribuyen a la aparición de TCA. Por otro lado, las familias sobreprotectoras, exigentes o poco unidos también incrementan la posibilidad.

Tipos de TCA 

La anorexia, la bulimia, el trastorno por atracón, el trastorno vigorexia y ortorexia son los tipos de trastornos de la conducta alimentaria más comunes. En todos estos TCA el patrón principal es la alteración en la forma de pensar y comportarse con la alimentación, el peso o la figura.

  • Anorexia. Reduce la ingesta de alimentos ocasionando una excesiva pérdida de peso. Esta puede ser de tipos, la purgativa que se caracteriza por vómitos tras comer y la restrictiva en la que se reduce al máximo el consumo de alimentos y se acompaña con un excesivo ejercicio físico.
  • Bulimia. Grandes atracones de comida en un corto tiempo en los que la persona pierde el control de la cantidad ingerida. Después, aparecen sentimientos de vergüenza, culpabilidad y necesidad de compensar, ya sea con vómitos, actividad física en exceso o ayunos prolongados.
  • Vigorexia y ortorexia. La vigorexia se caracteriza por la obsesión de tener un cuerpo musculoso y acaba en una alteración de la percepción del propio cuerpo sin verse definido. Por otro lado, la ortorexia es una obsesión por la calidad de los alimentos que se consumen.

Tratamiento y prevención de los TCA

Es habitual que las personas con algún trastorno alimentario no sean conscientes de que tienen esta enfermedad, llegando a normalizar sus conductas y rechazando el tratamiento. 

Por esta razón, la primera fase de la recuperación es trabajar la conciencia del trastorno y la motivación para querer salir del TCA, ya que la actitud del paciente es esencial.

El tratamiento de un TCA es multidisciplinar para poder trabajar los distintos síntomas de la enfermedad, puesto que es un trastorno mental con base psicológica, pero que tiene consecuencias físicas, nutricionales y emocionales. Por lo tanto, un trastorno de conducta alimentaria requiere combinar estrategias dietético-nutricionales, médicas y psicológicas.

El tratamiento ambulatorio es la primera intervención terapéutica e incluye asistencia psicológica, psiquiátrica y de enfermería. Cuándo no se observan mejoras relevantes, se intensifica el tratamiento en un hospital de día, dónde se realizan comidas supervisadas y participan en terapias grupales e individuales. 

Para los casos más graves, el tratamiento es una hospitalización completa en la que los pacientes están en una unidad cerrada, controlando su alimentación, actividad física, estado mental y con apoyo psicológico y supervisión constante. La duración depende de cada caso.

Cómo ves, el tratamiento de los TCA combina distintas estrategias y requiere del apoyo de médicos especializados en distintas partes. En Catalana Occidente contamos con un amplio cuadro médico con especialistas en psicológica, dietética, enfermería y psiquiatría para poder contar con el apoyo necesario para la recuperación de un trastorno de conducta alimentaria.

Escribe un comentario